domingo, 30 de octubre de 2005

El riesgo de muerte vale mil dólares

Mi experiencia docente más relevante tiene un par de años de enseñanza en la universidad, dictando Teoría Económica I a los ingresantes. Para explicar la muy conocida ley de la demanda hice una vez un ejercicio donde ficticiamente vendía un 20 en el exámen final del curso, suponiendo en el ejemplo que se dispone del dinero que se pretendía pagar. Preguntaba al inicio: ¿Quién me paga un sol?. Y todas las manos se elevaban en forma indefectible. La cantidad iba subiendo, cinco soles, diez, veinte, cincuenta, cien. Al llegar a los 200 soles se levantaban aún algunas manos pero no todas, y sólo dos personas estaba dispuestas a pagar 500 soles por el 20 (por más que el dinero estaba a "libre" disposición. Hasta lo más deseado tiene un límite pecuniario). Con este sencillo ejemplo de economía experimental uno podía encontrar la máxima cantidad monetaria que los que fueron mis alumnos estaban dispuestos a pagar por la nota máxima en el final, que aunque ellos la tomaban algo en broma, para mí brindaba conclusiones bastante serias.

Sobre todo si lo que vendemos es otra cosa.

¿Cuánto pedirías de sueldo si te ofrecieron el mismo trabajo que estás haciendo ahora, o más todavía, si te ofrecen el trabajo de tus sueños, pero en Irak?. Preguntemos lo mismo de una menera ligeramente diferente: ¿Cuál es el salario mínimo que te deberían pagar para aceptar un empleo en Irak? Para 600 peruanos, esa cantidad es un poco más de 1000 dólares, poco menos de 4000 nuevos soles. El riesgo de decapitación vista a nivel mundial por Al-Jazeera vale para ellos esa cantidad.

Ante eso, los muchos meses que llevamos de crecimiento consecutivo, o la balanza comercial positiva, o las posibilidades de ser grado de inversión en el mercado de capitales internacional, o la inflación controlada, se van al ducto del desagüe que finaliza en La Chira o Marbella. ¿De qué trinfalismo económico podemos hablar si algunos se han ido a Irak en foma absolutamente voluntaria por esa cantidad de plata?

No hay comentarios:

Publicar un comentario